El Principito – Capitulo XX

Por fin llegó el momento en que el principito, después de caminar mucho entre arena, rocas y nieve, encontró un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres.
–¡Buenos días! –dijo. –¡Buenos días! –dijeran las rosas.

El principito las miró, parecían iguales a su flor.
–¿Quiénes son ustedes? –les preguntó atónito.
–Somos las rosas –respondieron éstas.

–¡Ah! –exclamó el principito. Y se sintió muy triste; su flor le había dicho que era la única de su especie en todo el universo. ¡Ahora estaba ante más de cinco mil, iguales y en el mismo jardín!
Si ella viese esto, se decía el principito, se sentiría humillada, tosería muchísimo y simularía morir para escapar del ridículo. Y yo tendría que fingirle cuidados, pues sería capaz de dejarse morir verdaderamente, para humillarme a mí también…
Y continuó diciéndose: “Me creía rico con una flor única y resulta que sólo tengo una rosa común. Eso y mis tres volcanes que apenas me llegan a la rodilla y uno de los cuales acaso esté extinguido para siempre. Realmente no soy un gran príncipe…” Y tirándose sobre la hierba, lloró.

 

< Capitulo XIX

Capitulo XXI >

error: Content is protected !!