El Principito – Capitulo XXV

Los hombres –dijo el principito– se meten en los trenes pero no saben a dónde van. No saben qué quieren ni saben que buscar…
Y añadió:
–¡No vale la pena!…
El pozo al que habíamos llegado no se parecía en nada a los pozos del Sahara que son simples agujeros abiertos en la arena. Éste parecía el pozo de un pueblo; aunque resulta que por allí no había ningún poblado y yo creía soñar.
–¡Es extraño! –le dije al principito–. Todo está ya listo: la polea, el balde y la cuerda…
Él se rió, tocó la cuerda y la polea se movió. El sonido era parecido al de una vieja veleta que el viento no ha movido en mucho tiempo.
–¿Oyes? –Dijo el principito–. Hemos despertado al pozo y ahora canta…

No quería que el principito hiciera el menor esfuerzo y le dije:
–Déjame hacerlo, es pesado para ti.
Lentamente subí el cubo hasta el brocal. Lo asenté dejándolo firme en el borde. Aún oía el canto de la polea y en agua se reflejaba el sol.
–Tengo sed de esta agua –dijo complacido el principito–, dame de beber…
¡Entonces comprendí lo que él había buscado!
Levanté el balde hasta sus labios. Bebió con los ojos cerrados. El espectáculo era bello como un día de fiesta.

Aquella agua era algo más que un alimento. Había nacido del caminar bajo las estrellas, del canto de la polea, del esfuerzo de mis brazos. Era como un regalo para el corazón…Cuando yo era niño, las luces del árbol de Navidad, la música de la misa de medianoche, la dulzura de las sonrisas, daban su resplandor al regalo de Navidad que recibía.
–En tu tierra –dijo el principito– los hombres cultivan cinco mil rosas en un solo jardín… y nunca encuentran lo que buscan.
–No lo encuentran –le respondí.
–Sin embargo, lo que buscan podrían encontrarlo en una sola rosa o en un poco de agua…
–Sin duda, respondí. Y el principito añadió:
–Pero los ojos no siempre saben ver. Hay que buscar con el corazón.
Yo ya había bebido y no tenía sed. Me encontraba bien. La arena, estaba color de miel. Yo gozaba con esa armonía hasta sentirme dichoso. Sin embargo, percibí algo que me inquietaba.

Es necesario que cumplas tu promesa –dijo dulcemente el principito que nuevamente se había sentado junto a mí.
–¿Qué promesa?
–Ya sabes… el bozal para mi cordero… Soy responsable de mi flor…
Saqué del bolsillo mis bosquejos. El principito los miró y con una sonrisa dijo:
–Tus baobabs parecen coles… Y tu zorro tiene orejas muy largas.
–¡Oh! –Le dije– ¡Y yo que estaba tan orgulloso de mis baobabs!
Y volvió a reír.
-Eres injusto, muchachito; yo no sabía dibujar más que boas cerradas y boas abiertas…
–¡Oh! –Dijo el principito volviendo a sonreír– ¡Todo está bien! Los niños lo comprenden todo.
Bosquejé, pues, un bozal y al dárselo se me oprimió el corazón:
–Tú tienes proyectos que desconozco…

Pero no me respondió.
–¿Sabes? –me dijo–. Mañana será el aniversario de mi llegada a la Tierra…
Y después de un silencio, añadió:
–Caí muy cerca de aquí…
Y se sonrojó.

Nuevamente, sin comprender por qué, sentí una gran tristeza y dije:
–Entonces, ¿no paseabas casualmente por estos lugares, hace ocho días cuando nuestro encuentro a mil millas de distancia del lugar habitado más próximo? ¿Volvías al lugar donde llegaste?,¿… por el aniversario?
El principito se ruborizó una vez más y no contestó; pero cuando, uno se sonroja la respuesta es: Sí.
–¡Ah! –Le dije– temo…

Pero me interrumpió:
–Ahora debes volver a trabajar; debes terminar de reparar tu avión. Ve y regresa mañana por la tarde. ¡Te espero aquí!
Pero yo seguía intranquilo. Recordaba las palabras del zorro: si uno se deja domesticar, corre el riesgo de llorar un poco…

< Capitulo XXIV

Capitulo XXVI >

 

error: Content is protected !!